El teléfono móvil se ha convertido poco a poco en un dispositivo que se puede usar para una gran cantidad de tareas. Las cámaras que tenían los primeros modelos eran sencillas pero cumplían su función. Se podía diferenciar sin demasiados problemas si una fotografía había sido realizada utilizando una cámara digital compacta o con la cámara de un teléfono móvil. Poco a poco estas diferencia se fueron reduciendo hasta llegar a los modelos actuales que en muchas ocasiones permiten hacer fotografías con más calidad que una cámara compacta básica. Las cámaras Réflex son un caso aparte. Sus ventajas principales son dos: permiten usar objetivos externos y pueden trabajar en modo manual.  Cuando se hace una fotografía de forma manual hay que ajustar una serie de parámetros que dan como resultado diferentes tipos de fotografías. En una cámara de teléfono móvil no se pueden configurar estos parámetros de forma sencilla limitando un poco los efectos que podemos obtener.

Con una cámara Réflex es posible hacer una fotografía de una fuente y que el agua tenga una apariencia sedosa o llegar a congelar las gotas de agua en el aire. Es posible que en el futuro las cámaras de los terminales móviles tengan estas funciones pero de momento no las tienen.  A modo de ejemplo podéis probar el siguiente simulador de cámara réflex. Partimos de una imagen con diferentes elementos. Dependiendo de la configuración que usemos en los valores de exposición, distancia focal o tipo de prioridad obtendremos unos resultados u otros. Después de este pequeño inciso volvemos al tema principal del artículo.

En Android se pueden encontrar muchas aplicaciones de fotografía. Aunque presentan algunas diferencias, la mayoría tienen un modo automático, un modo HDR y un modo escena. El modo automático se encarga de ajustar los parámetros de la cámara para obtener la mejor fotografía de una escena. Con el modo HDR se hacen tres fotografías consecutivas variando la exposición. Posteriormente la propia aplicación una las tres fotografías en una única imagen que contiene más información que la imagen normal. Por último en el modo escena la aplicación elige los parámetros de forma que se adapten a una situación concreta. Algunos ejemplos son las fotografías de personas moviéndose o las que tomamos al amanecer o el atardecer.

Me centraré en este artículo en el modo HDR ya que permite tomar fotografías con más calidad que si usáramos el modo automático en algunos casos concretos. Supongamos que tenemos una escena con objetos claros y oscuros. Fijamos el punto de interés en un objeto claro y tomamos la fotografía. El objeto claro aparecerá completamente definido mientras que el objeto oscuro se verá poco. En esta situación el modo HDR es la mejor opción. He tomado varias fotografías al amanecer y al atardecer en los dos modos de funcionamiento. Primero aparecerá la imagen en modo automático y después la imagen en modo HDR. Las imágenes sólo están recortadas y no tienen ningún procesado posterior.

Amanecer - Modo automático

Amanecer – Modo automático

Cuando hacemos una fotografía HDR se toman tres imágenes. Una con exposición normal, otra con exposición menor (más oscura)  y la tercera con exposición mayor (más clara). Cada una de las imágenes contiene información que las otras imágenes no tienen. La imagen normal se ajusta para que el brillo del sol quede bien. Al hacerlo las partes oscuras de la imagen no se aprecian bien.

Amanecer - Modo HDR

Amanecer – Modo HDR

El mismo efecto se observa al atardecer.

Atardecer - Modo automático

Atardecer – Modo automático

 

Atardecer - Modo HDR

Atardecer – Modo HDR

Conclusiones

Si queremos hacer una fotografía que contiene partes claras y partes oscuras es mejor que usemos el modo HDR. La única limitación es que, para que la imagen quede bien, hay que mantener quieta la cámara ya sea usando un trípode o apoyando las manos en una superficie. En caso contrario la imagen saldrá borrosa (es lo que ha pasado en la fotografía HDR del atardecer). Para casos concretos como el amanecer o el atardecer puede ser buena idea también el modo escena. El resultado no llegará al nivel del modo HDR pero será mejor que el obtenido con el modo automático.

Las fotografías se han tomado con un Aquaris E5 4G.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.