Logo Android

En sus inicios el Android Market empezó como una tienda de aplicaciones para Android. Con el paso del tiempo el market evolucionó a Google Play y pasó a contener libros, películas y suscripciones. De las aplicaciones hace falta decir poco: buscamos el programa y lo descargamos. Si el programa es de pago podemos comprarlo si tenemos asociada una tarjeta de crédito. Una vez tenemos el programa instalado estará asociado a nuestra cuenta de Google Play y se podrá instalar en todos nuestros dispositivos. Con los libros la situación es la misma aunque hay que tener en cuenta que el libro puede leerse en otros libros electrónicos aunque no tengan Android.

Algo de diferente encontramos si compramos películas o suscripciones. Las películas funcionan en forma de alquiler y sólo están disponibles un par de días. En un caso similar tenemos las suscripciones: se comportan como una especie de alquiler pero tienen una duración mayor y se renuevan de forma automática. ¿En qué casos podemos usar una suscripción de Google Play? Si puedo usar un servicio gratuito ¿para qué tengo que pagar?

Para contestar ambas preguntas primero tenemos que explicar en qué contexto se encuentran las suscripciones. En la era de la Web 2.0 existen muchos servicios que usamos a diario y se encuentran en la nube. Como ejemplo tenemos Dropbox, Evernote, Astrid, etc. La mayoría de estos servicios ofrecen una cuenta gratuita con unas funcionalidades limitadas y otra de pago que tienen todas las opciones disponibles. Para pasar de una cuenta a otra es necesario pagar una cuota en la web del servicio. La función de Google Play en el caso de las suscripciones es proporcionar una plataforma “conocida” para hacer el pago de la suscripción y gestionar todos los elementos relacionados. En el caso de Dropbox conseguiríamos más espacio para el usuario o mayor espacio para almacenar notas con Evernote.

Si una aplicación ofrece un servicio Premium es posible acceder al mismo desde la propia aplicación y realizar el pago sin salir de Google Play. Esto evita que los datos de la tarjeta de crédito circulen por la red al estar centralizados en un único punto con Google Wallet. Para finalizar, es necesario recordar que las suscripciones se renuevan de forma automática y si no la cancelamos se cargará una nueva cuota mensual / anual. Para ver el tiempo que queda en una suscripción podemos usar la aplicación de Google Play en la pestaña “Suscripciones”.

Vista general de la pestaña Suscripciones. Sólo nos aparecerá si tenemos alguna suscripción activada.

 Pestaña de suscripcionesPestaña de suscripciones

Si usamos un programa con suscripción podemos ver información relacionada con la misma: el tipo de suscripción y la fecha de renovación.

Opciones de suscripción asociadas a un programaOpciones de suscripción asociadas a un programa

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *