Figura de Android

La compra de un teléfono nuevo es una decisión importante porque es un dispositivo que nos acompañará a diario durante varios años. Por esta razón es importante valorar las funciones que incluye así como el precio que tiene. Podemos comprar un teléfono de gama alta y usarlo al final para leer el correo y usar las redes sociales. En este caso estaríamos pagando más por un terminal que no cumple nuestras necesidades. Aunque parezca algo obvio, el teléfono tiene que cubrir nuestras necesidades y no al contrario.

En el mercado tenemos dos opciones para comprar un teléfono. La primera consiste en comprarlo asociado a un contrato de telefonía. Su principal ventaja es que lo pagamos en cómodas mensualidades aunque está asociado a una tarifa concreta. Dependiendo de la tarifa nos puede salir más caro al final que comprarlo libre. Si el teléfono es libre pagaremos más al principio pero a la larga será más económico. Hay un detalle importante que quiero comentar y es que podemos encontrar teléfonos libres desde 100 € hasta superar los 800 €. El precio depende de las características que tenga el terminal.

El precio de un terminal depende de varios elementos: el procesador, la pantalla o la batería. Hay otros factores que no están directamente incluidos en el precio como la versión de Android o los extras que lleva el teléfono. Es necesario llegar a un equilibrio entre precio y prestaciones. Recordad que lo que ahora es gama alta será gama media / baja en un par de años.

El procesador

CCD chip

Matt Laskowski (https://www.flickr.com/photos/7493873@N02/1234526868)

El procesador que usa un terminal influye de forma importante en el rendimiento. Junto a este procesador se encuentra también un procesador gráfico que se encarga de ejecutar la aceleración 3D de las aplicaciones y los juegos. Qualcom o Mediatek son algunos de los fabricantes que comercializan ambos procesadores en un único chip (SoC) junto con la electrónica auxiliar.

Los modelos de Qualcom tienen buena potencia bruta y se suelen encontrar en los modelos de gama alta. Mediatek por su parte se encuentra en la gama media / baja. A nivel práctico notaremos diferencias de rendimiento si usamos juegos 3D. Para el resto de aplicaciones no se nota tanto la diferencia de prestaciones. El precio de un teléfono con procesador Qualcom es superior al de uno que use Mediatek.

La pantalla

Tamaños de pantallas

Jorge Correa (https://www.flickr.com/photos/24325001@N00/4359779134)

La pantalla es el siguiente elemento que hay que tener en cuenta. La elección del tamaño depende de los gustos personales. Una persona que quiera un teléfono pequeño optará por uno que tenga una pantalla de 3,5 o 4 pulgadas. En cambio, si quiere trabajar con el teléfono o usarlo como tableta puede dar mejor resultado si la pantalla es de 5,7 o 7 pulgadas.

Para elegir el tamaño de la pantalla es aconsejable ir a una tienda y coger físicamente varios modelos. Dependiendo del tamaño de la pantalla el teléfono tendrá más o menos prestaciones. En un terminal de 3,5 pulgadas caben menos componentes que en uno de 5 (batería incluida).

La batería

Batería

Takashi Hososhima (https://www.flickr.com/photos/46151146@N04/975401293)

El tiempo que podemos usar un teléfono está definido por la capacidad de la batería. Por lo general, la batería tiene que durar un día completo aunque depende del uso que le demos al teléfono. Si necesitamos que el teléfono dure varios días las opciones son dos: usar un terminal que tenga una batería grande, por ejemplo 4000 mAh o usar una batería externa para cargar la batería del teléfono cuando estemos fuera.

La versión de Android y los extras

Android

JD Hancock (https://www.flickr.com/photos/83346641@N00/6051805616)

Hemos visto los tres elementos que hay que tener en cuenta antes de comprar un teléfono. Estos elementos son los más importantes pero no los únicos. Una vez tenemos definido el hardware el siguiente paso es definir el software. Google es la empresa que está detrás de Android y libera cada cierto tiempo versiones nuevas de su sistema operativo. Para que un terminal se pueda actualizar a una versión más reciente de Android es necesario por una parte tener los drivers de los diferentes componentes y por otra parte que el fabricante del teléfono haga la actualización. Una de las ventajas que tiene Android frente a otros sistemas operativos móviles es la presencia de cocineros, es decir, usuarios que crean sus propias versiones de Android.

Si un teléfono es popular tendrá una comunidad de cocineros detrás. Cuando Google libera el código de una versión de Android los cocineros se ponen a trabajar y liberan al poco tiempo una actualización de su ROM con las nuevas funciones. Normalmente consiguen hacerlo antes que el propio fabricante del teléfono. Para conseguir esta ventaja podemos tener un terminal de las gamas Nexus (Google) o Galaxy (Samsung) entre otros.

Aparte de los componentes típicos que encontramos en los teléfonos móviles también tenemos algunos extras como la presencia de NFC o el uso de la red 4G para los datos. La comunicación NFC es una comunicación de corto alcance que nos permite pagar con el teléfono en los comercios o compartir información con otro terminal acercando uno al otro. Es una tecnología interesante pero que tiene unos usos minoritarios. La conexión de datos que usa un teléfono es principalmente 3G en España (en sus diferentes versiones). Si bien el 4G ya se está instalando aún se encuentra en zonas concretas de España. En estos momentos tiene un grado de implantación inferior al que tiene el 3G (como es lógico al ser una tecnología nueva). Depende del uso que necesite cada persona para que sea un factor importante o no su presencia en el teléfono.

Conclusiones

Hemos visto que hay muchos elementos a tener en cuenta a la hora de comprar un teléfono. El factor más limitante suele ser el presupuesto que tengamos. Dependiendo del mismo nos tendremos que mover en una gama u otra de modelos. A modo de resumen, las cosas que tendríamos que valorar son:

  • Elegir si queremos un terminal libre o uno asociado a una compañía telefónica.
  • Comprobar el precio en diferentes tiendas ya sean físicas o que se encuentren en la red.
  • Consultar los foros para conocer el comportamiento del terminal y los fallos que tiene.
  • Esperar a que un fabricante saque modelos nuevos ya que el precio de los modelos anteriores bajará.
  • Si queremos comprar un terminal que acaba de salir esperaremos a fechas concretas como fin de año para tener más variedad para elegir.

Una vez hemos comprado el teléfono es necesario probarlo a fondo durante los primeros días. Si no cumple nuestras necesidades o no funciona de forma adecuada lo cambiamos por otro modelo. Podéis usar los comentarios para resolver cualquier duda que tengáis.

Recursos

Las imágenes se encuentran en Flickr y llevan una licencia Creative Common.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.