La tarjeta SD como memoria interna en Android

La potencia de los dispositivos móviles sigue aumentando con el paso del tiempo. Si se comparan las prestaciones que tenían los primeros terminales con los actuales se puede observar una progresión importante. La CPU, la memoria interna o la RAM son algunos de los parámetros que definen las características de un teléfono o de una tableta. En este artículo nos centraremos en la memoria interna y en la posibilidad que existe de ampliar su capacidad. Esta ventaja, que tiene Android frente a otros sistemas operativos es una espada de doble filo. Por una parte se puede ampliar la memoria interna pero por otra parte se penaliza el rendimiento del sistema y el acceso a los datos si aparece cualquier problema.

El rendimiento de la SD como memoria interna

Los Soc (System on a Chip) actuales ya incluyen un módulo hardware que gestiona el cifrado de la información. Mediante este módulo se reduce la pérdida en el rendimiento que se produce al acceder a la información cifrada. Cuando se usa la memoria interna la bajada de rendimiento es apenas perceptible. La cosa cambia cuando se usa la SD como memoria interna.  ¿Qué puede pasar si la SD no es lo suficientemente rápida?

Las aplicaciones en Android tienen un tiempo máximo de respuesta que deben cumplir antes de que aparezca una ventana diciendo que la aplicación no responde. Si la SD es lenta y tiene la información cifrada, este mensaje saldrá más a menudo de lo que debería. El resultado sería un dispositivo que cuesta usar y que tiene un rendimiento inferior al que debería. Es cierto que Android avisa al usuario si la tarjeta SD es lenta para usarla como memoria interna. Avisa pero permite seguir al usuario con la configuración de la SD.

8 bytes vs. 8Gbytes

8 bytes vs. 8Gbytes
Autor: Daniel Sancho

El acceso a la información

En este artículo la información está en formato HTML. Cualquier usuario puede acceder a la misma sin problemas. Si la página estuviera cifrada, y sólo mi ordenador tuviera la contraseña, el mismo texto se vería como fhjksdhfuihJH Jhjkhñ343. Imaginad ahora que toda la página está codificada de esa forma. El contenido estaría ahí pero nadie, excepto el usuario que tenga la contraseña, podría acceder al mismo. Con la memoria interna, y la SD por extensión, ocurre lo mismo.

Con la información cifrada sólo el dispositivo puede acceder a la misma. Al tener más memoria interna se tiende a instalar más aplicaciones y generar contenido multimedia como fotografías o vídeos. Si tenemos una SD de 128 GB es razonable usarla de esa forma. El problema aparece si nos vamos de viaje, hacemos muchas fotografías y al llegar a casa tenemos problemas para acceder a la información. En ese escenario el contenido estaría en la SD, protegido por un candado cuya llave solo la tiene el dispositivo. La información está ahí pero no se puede acceder a ella.

Si se da este caso, y no hay una copia en la nube, se puede dar por perdida la información. En primer lugar un dispositivo no debería dar problemas al acceder a la información. Esa es la teoría y por desgracia no siempre se cumple. Por ejemplo, por alguna razón sacamos la SD del teléfono cuando está encendido. Continuamos usando el teléfono y al rato volvemos a meter la SD. Es fácil que en esas condiciones se de algún problema para acceder al contenido de la SD. Si el dispositivo no puede acceder al contenido, le dirá al usuario que tiene que formatearlo con la consiguiente pérdida de la información.

¿Es tan malo usar la SD como memoria interna?

Por el tono del artículo puede parecer que usar la SD como memoria interna es un mal del que hay que huir lo más rápido posible. En realidad es una opción muy válida siempre que se tengan en cuenta una serio de aspectos. El primero, como es obvio, es que el dispositivo permita su uso como memoria interna. En el caso de bq los dispositivos que tienen Marshmallow pueden usar la SD como memoria interna. Los que se actualizan a Nougat pierden esa función por los problemas que he comentado anteriormente. Si se puede configurar la SD como memoria interna, el siguiente paso es comprar una tarjeta buena.

El cifrado de la tarjeta SD, como memoria interna, no se puede quitar. Por definición, Android cifra la tarjeta en todos los casos. Aumenta la seguridad e impide que un tercero pueda acceder a la información sensible del usuario sacando la SD del teléfono. Al mismo tiempo impide que el propio usuario pueda acceder a la información si hay algún problema con el dispositivo. La forma de evitar este problema es manteniendo una copia de seguridad de la información importante en la nube o en el ordenador. En una tarjeta SD grande se puede guardar mucha información pero, ¿hace falta tener una copia de todo?

La respuesta es no. Las conversaciones y el contenido multimedia de Whatsapp o de Telegram se pueden guardar en la nube. Si se ha configurado la sincronización de fotografías y vídeos con Google Fotos o Dropbox ocurre lo mismo. Cuando el dispositivo se conecte a una red WiFi automáticamente se guardará una copia de la información, que será accesible en cualquier ordenador. Algo parecido se puede hacer con el resto de datos del dispositivo.

Conclusiones

Antes de comprar una tarjeta SD de calidad hay que averiguar si el dispositivo la puede configurar como memoria interna. Si lo permite, es importante buscar una SD que esté preparada para trabajar como memoria interna. El segundo detalle, el cifrado de la información, obliga al usuario a guardar una copia de la información importante fuera del dispositivo. Esta obligación se aplica también aunque no se use la tarjeta SD como memoria interna. Un olvido del teléfono o una caída al suelo puede hacer que se pierda el acceso a toda la información que contiene.

Por último quiero recordar que los teléfonos o las tabletas son dispositivos móviles. Los recursos son limitados y trabajan mejor sólo con la aplicaciones necesarias instaladas. No tendrá el mismo rendimiento en recursos un teléfono que tenga instaladas 100 aplicaciones que otro que tenga 250. Se penalizará la fluidez y la duración de la batería en el segundo caso. Con tener un poco de sentido común debería ser suficiente para que el dispositivo funcione de forma adecuada en todos los casos.

Recursos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *