En los tiempos del MS-Dos sólo podíamos tener una aplicación en ejecución. Cuando finalizaba el programa, liberábamos los recursos de forma controlada. Con el paso a los entornos actuales cada aplicación se ejecuta de forma “independiente”. El sistema cambia entre una y otra dependiendo del comportamiento del usuario. De forma similar al MS-Dos, cada aplicación se puede cerrar cuando el usuario lo decide. Esta aproximación deja de tener valor en los terminales móviles debido a las características especiales que tienen. Las aplicaciones tienen un botón “salir” cuya función es cerrar la aplicación y liberar los recursos.

El botón Salir

Una aplicación en Android puede tener varios estados dependiendo de si se ejecuta en primer plano (el usuario la usa), en segundo plano (un reproductor de música por ejemplo) o en estado de pausa. La diferencia respecto a los casos anteriores es que el sistema puede cerrar de forma automática aquellas aplicaciones que no se están usando en cualquier momento. Si como programadores no tenemos en cuenta las señales que manda el sistema antes de cerrar una aplicación se puede producir una pérdida de los datos del usuario. Para ilustrar la explicación, Reto Meier ha colgado un vídeo en Google+ explicándolo.

El vídeo está en inglés, pero tiene subtítulos y se puede seguir de forma cómoda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.