Logo Debian
Tiempo de lectura: 6 minutos

El mercado actual de telefonía es un mercado muy competitivo. Hay dos sistemas operativos mayoritarios, Android y iOS, y entre ellos cubren prácticamente todos los terminales que hay en el mercado. Dentro de este mercado saturado también se puede encontrar el PinePhone. Puede parecer extraño que se presente a estas alturas un teléfono con esas características. El SoC tiene su tiempo y las características parecen limitadas si lo comparamos con los terminales que se presentan con Android. Aunque es cierto, también hay que valorar lo que diferencia al PinePhone de otros terminales. El detalle más importante es que tiene drivers libres. Ubuntu Touch puede funcionar en varios modelos con Android porque usan los drivers de Android, con las limitaciones que tiene. El PinePhone no depende de una capa de Android y puede usar varios sistemas operativos como Ubuntu Touch, Ubuntu Mate o Debian.

Nota: las fotos son de Josele13 y me ha dado permiso para usarlas en esta entrada

Debian 10 en el PinePhone

Cualquier dispositivo electrónico que sea medianamente complejo usa un sistema operativo. El sistema operativo permite acceder al hardware y proporciona una serie de aplicaciones que facilitan el uso del dispositivo. Por tanto, necesitamos un bloque mínimo que se encargue del hardware (el Kernel) y una serie de aplicaciones. El Kernel de GNU/Linux incluye de serie un conjunto de drivers pero no podemos arrancar el teléfono con ellos. Puede chocar un poco esta afirmación ya que cuando usamos un ordenador podemos usar el hardware aunque sea de forma básica. En un teléfono / tableta la cosa cambia un poco. En lugar de tener elementos independientes, cada uno con sus drivers, tenemos un único chip que contiene todos los elementos. El chip se comporta como una caja negra y dependemos del fabricante del SoC para acceder al hardware.

En el PinePhone la situación es similar con una pequeña diferencia. Existen drivers para acceder al hardware directamente. No se depende de una capa de Android y eso permite una mayor flexibilidad. Por ejemplo, podemos usar Debian 10.

Arranque de Debian 10

Arranque de Debian 10

Una vez el sistema ha arrancado, llegamos al escritorio. De serie vienen instaladas un conjunto de aplicaciones. Estas aplicaciones son versiones de escritorio, adaptadas a la arquitectura ARM, y funcionan directamente. No dependen de un contenedor por lo que en este caso no es necesario usar Libertine.

Cajón de aplicaciones 1

Cajón de aplicaciones 1

Se pueden encontrar aplicaciones de diferentes tipos: visores de documentos, administradores de archivos o navegadores Web.

Cajón de aplicaciones 2

Cajón de aplicaciones 2

Usar aplicaciones nativas en un teléfono

Por lo que hemos visto, se pueden ejecutar aplicaciones nativas de escritorio (Debian en el ejemplo) directamente en el teléfono. Es una característica muy interesante y práctica pero hay algunos detalles que me gustaría comentar. El primero de ellos es la adaptación del interfaz de usuario a las características de la pantalla. El administrador de archivos se adapta bien a la pantalla. Los botones son un poco grandes pero también se pueden usar en la pantalla táctil sin necesidad de usar un ratón. La aplicación tiene pocas opciones y se puede usar en un teléfono con apenas cambios.

Administrador de archivos

Administrador de archivos

La cosa cambia un poco si analizamos la versión de escritorio de Firefox. El menú que sacaron en las últimas versiones se ve razonablemente bien ya que se muestran pocas opciones de configuración.

Menú de Firefox

Menú de Firefox

Al acceder a las Preferencias la cosa cambia un poco. Seguimos viendo bien la pantalla pero la distribución de los componentes hace que sea incomodo de usar.  Por ejemplo, en la siguiente captura vemos que los controles se salen de la pantalla.

Versión de Firefox de escritorio

Versión de Firefox de escritorio

No hay una solución mágica que evite que los controles de una aplicación se salgan de la pantalla. Es la propia aplicación la que debe activar un modo reducido para funcionar de forma razonable en un teléfono. Telegram es un ejemplo de aplicación que se adapta bien. Teniendo en cuenta que se está ejecutando la versión de escritorio, la apariencia es buena.

Telegram en el Pine Phone

Telegram en el PinePhone

El rendimiento de las aplicaciones nativas

Otro detalle a la hora de usar aplicaciones nativas es el rendimiento. A efectos prácticos tenemos que ver el PinePhone, y todos los teléfonos con GNU/Linux que vengan, como un ordenador antiguo. Si queremos usar un equipo con pocas prestaciones, lo normal será usar aplicaciones ligeras. Por ejemplo para escribir un documento usaríamos Abiword en lugar de LibreOffice. Es cierto que se pierden algunas funciones pero al mismo tiempo tenemos una aplicación que va más fluida y cumple nuestras necesidades. No hay que olvidar tampoco que estamos usando equipos que funcionan a batería. Contra más ligeras sean las aplicaciones menor consumo de batería tendrá.

El sistema operativo se ejecuta desde la SD y sería posible usar varias distribuciones. En cualquier caso conviene usar el teléfono de forma razonable. No es práctico llevar varias distribuciones en la SD e ir cambiando dependiendo del día de la semana. Cada distribución tiene su carpeta de usuario y en principio no se comparten la información entre ellas. Podemos usar Ubuntu Touch, Ubuntu Mate o Debian entre otras. Os pongo un vídeo con un cargador de arranque que permite seleccionar el sistema operativo en el inicio.

Conclusiones

Aunque el desarrollo está en una fase inicial, es bastante esperanzador. El PinePhone es un teléfono que puede usar GNU/Linux de forma nativa y tiene un precio muy razonable. El teléfono junto con el transporte cuesta menos de 200 €. La posibilidad de usar distribuciones de GNU/Linux es muy golosa ya que permite usar el mismo sistema operativo en el ordenador y el teléfono móvil. Un detalle que no conviene olvidar es que las aplicaciones tienen que estar adaptadas. Por ejemplo, si lanzamos LibreOffice en el teléfono lo más probable es que se salgan los menús fuera de la pantalla. Esta adaptación no es sencilla ya que hay que programar la aplicación con eso en mente. Exige una reorganización de las opciones que se le dan al usuario para que se puedan usar en pantallas pequeñas. En cualquier caso tenemos un punto de partida sobre el que se puede continuar trabajando.

Un último recordatorio…

Esta madrugada será el aniversario de un hecho trágico (relacionado con un familiar directo) que ocurrió hace dos años al volver de la Ubucon de Gijón. Me he obligado durante este tiempo a seguir luchando tanto en lo laboral como en los proyectos. Es bastante complicado y es la razón principal de que haya tenido el curso y la Web con poco movimiento en este tiempo. Por esa razón me he obligado a continuar con InnerZaurus y con el curso de programación. De momento parece que lo estoy consiguiendo (llevo más artículos en un mes que en todo el año pasado) y el curso vuelve a coger velocidad.

Hay que levantarse cada día ya que no queda más remedio…

Nunca hagas de un lugar tu hogar. Construye tu hogar en el interior de tu propia cabeza. Encontrarás todo lo que necesites para amueblarla: recuerdos, amigos en los que puedes confiar, pasión por el conocimiento y otras cosas por el estilo. De esa forma podrá ir a donde tú vayas. Nunca te faltará un hogar…, a menos que pierdas la cabeza, claro…

Añoranzas y pesares, Tad Williams

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.